Cuando un edificio se encuentra en mal estado, lo habitual es demolerlo y volver a construirlo de nueva planta. Sin embargo, este es un proceso muy costoso que los propietarios del edificio no siempre están dispuestos a afrontar. De ahí en muchas ocasiones, estas mismas personas soliciten a empresas como Boid 24 sus servicios de rehabilitación integral del mismo.

Esta intervención suele conllevar, cuando el edificio se encuentra en malas condiciones, la necesidad de llevar a cabo refuerzos estructurales en el mismo. Estos refuerzos estructurales son necesarios sólo cuando hay problemas serios en el edificio. Es decir: cuando hay un deterioro importante de los materiales que componen algunos de los elementos fundamentales de la estructura del edificio. Normalmente a causa de algún tipo de patología o de alguna catástrofe.

Mecanoviga

También es posible que haya que recurrir a este tipo de intervenciones porque hay que adaptar la construcción a un nuevo uso. Lo que suponer, en algunos casos, tener que ajustarse a una normativa específica y el edificio, tal y como está en ese momento, se considere irregular para tal fin.

Aunque, por lo general, estas actividades se realizan más de forma preventiva que por un peligro inminente de desplome. De hecho, las patologías más frecuentes que suelen eliminarse con los refuerzos estructurales son los siguientes:

  • Patologías del hormigón. Se trata de una mala cimentación en la fase de ejecución de la obra, de un cuadro de carbonatación, o de la existencia de cargas excesivas.
  • Patologías en estructuras metálicas. En estos casos hablamos de corrosión, de abrasiones, de fatiga, etc.
  • Debido a la existencia de humedades y/o de la acción de radicales externos como pueden ser: por la existencia de fugas en las tuberías,  por la aparición de agua por filtración del exterior, por el deterioro que produce la constante exposición a la polución y a los demás agentes externos, etc.

 

Para llevar a cabo este tipo de trabajos es necesario contar con los mejores materiales, los más fiables y con contrastada experiencia en el sector.

En estos casos en Boid 24 no lo dudamos y recurrimos al buen hacer de Mecanoviga. De hecho, en la actualidad, somos instaladores homologados de este sistema.

Mecanoviga es una empresa que desarrolla su trabajo en España desde el año 1992. Una entidad especializada en la reparación de patologías estructurales en forjados, como la aluminosis y la carbonatación.

 

El sistema Mecanoviga

MecanovigaEl sistema Mecanoviga se caracteriza por ofrecer reparaciones rápidas y eficaces de forjados deteriorados, ya sean de hormigón, de acero o de madera. Lo que multiplica sus posibilidades de acción en Valencia.

De ahí que los primero que hagamos en Boid 24 sea visitar el edificio afectado, sin compromiso. Luego proponemos la mejor solución al respecto, controlando la correcta puesta en obra y emitiendo un certificado de garantía de material y puesta en obra en todos los trabajos en los que participamos con Mecanoviga.

Al disponer de taller de fabricación propio, puede servir soluciones especiales adaptadas a cada caso, lo que siempre es una garantía para los propietarios del edificio.

El sistema Mecanoviga se compone de: perfiles metálicos telescópicos, de chapa de acero de 4 y 6 milímetros de grosor, conformados y compuestos de tres tramos.

Las uniones entre todas las piezas se realiza, de manera exclusiva, mediante tornillería de alta resistencia. Esto es, sin necesidad de realizar cortes ni soldaduras en obra.

  • Los sistemas más empleados en los refuerzos estructurales son los siguientes: Sistema MVH. Se trata de un sistema de forjado MVH, de rápida ejecución y montaje. Lo que supone un importante ahorro respecto a reparaciones tradicionales.
  • Sistema de forjado MVV. Es un sistema idóneo para viviendas de poca altura interior.

 

Así pues, si tienes que realizar refuerzos estructurales en tu edificio, no lo dudes y llámanos. En Boid 24 estaremos encantados de atenderte y asesorarte al respecto.