mantenimiento-piscinas

Una piscina requiere atención durante todo el año. Si bien es verdad que es durante el
verano cuando más trabajo acarrea, lo cierto es que durante el invierno hay que vigilar
el estado de sus elementos físicos y materiales para evitar cualquier desperfecto o
rotura. No hay que esperar a la llegada del buen tiempo para arreglar cualquier
imprevisto que haya podido suceder, o dar forma a cualquier elemento que pueda
dificultar su puesta en marcha cuando el calor haga acto de presencia y queramos darnos
un chapuzón.

En Boid 24 somos expertos en el mantenimiento de piscinas, de ahí que siempre
aconsejemos a nuestros clientes que presten atención a sus espacios acuáticos. Una
alerta que debe ser constante y que debe prestar atención a determinados aspectos.

Para que puedas seguir estas pautas hemos redactado el siguiente artículo en el que te
orientamos sobre cómo debe desarrollarse en mantenimiento de una piscina, con idea de
que no lo dejes para última hora.

mantenimientos-piscinas

Mantenimiento de piscinas

El mantenimiento de las piscinas es aquel conjunto de actividades que mantiene a esta
instalación en perfectas condiciones. Tanto en lo que se refiere a su construcción como
a la integridad del agua que en ella se almacena.

Durante los meses en los que no se usa la piscina (especialmente las descubiertas) hay
que emplear productos que nos ayuden a mantener el agua de la mejor manera posible.
Esto es especialmente importante si la piscina no tiene cubierta o no tiene ningún
sistema que proteja el agua del exterior. Para este tiempo, en BOID 24 aconsejamos el
empleo de productos especiales que se añaden al agua de la piscina durante el invierno y
alargan su vida, evitando que tengas que cambiarla o reponerla.

Durante el invierno es el momento idóneo para realizar una limpieza de las superficies
de la piscina que quedan al descubierto. Es decir, de aquellos elementos que quedan al
vaciar la piscina o cuando el agua está baja de nivel. Para ello, lo mejor es utilizar un
desincrustante. También es interesante emplear un abrillantador, que es ideal para poner
al día aquellos elementos metálicos. Hay que prestar especial atención también a la limpieza de la línea de flotación que puede realizarse con ayuda de un desengrasante para que no nos cueste mucho esfuerzo si pasa mucho tiempo marcada en los azulejos o en sus paredes.

Las partes exteriores están en contacto con el agua durante mucho tiempo, lo que facilita la
aparición de hongos que pueden afectar a los pies de quienes entran y salen de la piscina
descalzos.  Para reducir este riesgo, lo mejor es tratar estas superficies con líquidos
fungicidas que eviten su proliferación. Incluso durante el invierno, para que cale en los
distintos materiales.

Para el agua recuerda que hay que realizar las siguientes acciones: cloración (añadir al
interior de la piscina un compuesto químico de cloro que actúa como oxidante de los
elementos orgánicos que pueda haber en su agua); antialgas (si ya han aparecido debes
insistir en este tratamiento singular del agua); lavado del filtro; sustancias floculantes
para aquellas piscinas que cuenten con agua dura que den un aspecto blanquecino a su
superficie; antical; y los productos que te permitan la regulación del PH; entre otros.

mantenimiento-piscinas

En caso de que necesites ayuda para llevar a cabo el mantenimiento de tu piscina, tanto
si es privada como si pertenece a una comunidad de propietarios, no lo dudes y contrata
los servicios de Boid 24. Una manera inmejorable que adecuarse a la normativa y de
sacar el máximo partido a tu piscina, incluso durante el invierno. Y todo ello contando
con la ayuda de los profesionales de una empresa que lleva años trabajando en este
sentido y con mucha experiencia en el sector.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *