descalcificador-osmosis-BOID24

La calidad del agua que llega a nuestras casas no es siempre la que deseamos. Esto es importante, ya que no se trata de que nos guste o no el sabor –que es un tema importante para muchas personas- si no que puede afectar a nuestra salud de manera importante si esa agua que nos llega tiene muchos residuos. Y es que estas impurezas pueden acumularse en nuestros órganos y dar lugar a diferentes patologías. Especialmente de aquellas que están vinculadas al riñón que es muy sensible a todas ellas. Especialmente al calcio, una sustancia que suele estar presente en el agua de casi todas nuestras ciudades. Esas aguas son las que se conocen como aguas duras.

Para evitar estas situaciones, muchas personas –no solamente las más mayores- únicamente emplean el agua corriente para lavar o para su higiene personal, mientras que para su consumo optan por adquirir botellas de agua en comercios. Un gasto económico importante y un gesto con el que no conseguimos que nuestro hogar sea sostenible ya que no contribuimos a que se disminuya la emisión de residuos de plástico.

En Boid 24 estamos muy preocupados por esta situación, razón por la que desde hace tiempo ofrecemos aconsejamos la instalación de descalcificadores de agua en las viviendas de nuestros clientes. Unos sistemas sencillos con los que poder obtener agua de calidad sin necesidad de cargar botellas, tener que hacer frente a averías provocadas por la acumulación de cal en bajantes o en tuberías de diferentes suministros, de acumular plásticos o de usarlos de manera masiva, y ahorrando notablemente en el consumo de agua.

Descalcificador por ósmosis: qué son y para qué sirven

Los descalicificadores son máquinas que filtran el agua y eliminan la presencia de calcio y magnesio de su composición. Se trata de sistemas domésticos, de pequeño tamaño y fácil instalación, que suelen ubicarse en la cocina, bajo el fregadero, que es donde se encuentra la entrada principal de agua en el hogar.

Estos descalcificadores realizan sus funciones mediante ósmosis. Esta actividad suele desarrollarse en varios pasos en los que se produce un intercambio iónico de las sustancias. Estos pasos suelen completarse con una descalcificación y con una regeneración. Es decir, durante el proceso de intercambio iónico, el agua que entra –y que está repleta de cal y de magnesio- atraviesa una resina que atrapa todos los iones desprendidos por el calcio y el sodio. De manera que el agua resultante es de gran pureza y tiene un buen sabor.

Si optamos por instalar uno de estos descalcificadores en nuestra vivienda obtendremos importantes ventajas como son las siguientes:

1. Evitan las concentraciones de cal en nuestros grifos y tuberías, lo que supone evitar la aparición de averías en este sentido y las incomodidades que ello conlleva cuando aparecen. Sobre todo, en lo que a corte de suministro se refiere.

2. Prolongamos la vida útil de nuestros electrodomésticos, ya que la cal que se acumula acaba afectando a la integridad de las piezas metálicas y las acaba estropeando, por lo que tenemos que desecharlo con mayor asiduidad de lo que quisiéramos. Lo que supone, de nuevo un gasto añadido al mantenimiento de nuestra propiedad.

3. Evitamos que las bajantes y las cañerías se obstruyan, algo que sucede habitualmente cuando hay cal en el agua, ya que se acumula en su interior produciendo tapones. Estas intervenciones de mantenimiento son muy costosas ya que hay que localizar las tuberías afectadas, abrir paredes, sustituirlas, volver a tapar y enlucir. Una factura que de nuevo repercute sobre los propietarios de las viviendas o las comunidades.

4. Evitamos tener que estar comprando habitualmente botellas de agua para beber o cocinar, lo que entraña además que estamos consumiendo más plástico del que deberíamos y, por extensión, no contribuimos a frenar el efecto invernadero ni el cambio climático.

Todas estas ventajas son extrapolables a las comunidades de propietarios por lo que también es conveniente que se plantee su instalación a ese nivel, pues todos los vecinos del bloque salen beneficiados de esta medida.

Así pues, si quieres ahorrar dinero, evitar tener que cargar con botellas y garrafas de agua constantemente, consumir masivamente plástico (con lo que ello supone de perjudicial para el medio ambiente), no lo dudes y hazte con un descalcificador por ósmosis en tu vivienda. Tu salud, el medio ambiente y tu economía te lo agradecerán más de lo que te imaginas. Y si tienes dudas sobre la manera en que instalarla o cuál es el mejor modelo del mercado, no lo dudes y consulta con Boid 24, te atenderemos encantados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *